Una de las zonas faciales que más se resiente con el paso del tiempo es el pómulo, esencial para marcar la tridimensionalidad de nuestro rostro. Se trata de una parte que va diluyéndose progresivamente debido, principalmente, a dos factores: la pérdida de grasa y el hundimiento del hueso. En cambio, restituir el aspecto original del pómulo es actualmente un proceso muy sencillo en Clínicas Benzaquén (Málaga – Marbella – Madrid), gracias una técnica basada en pequeñas inoculaciones de material de relleno, principalmente, ácido hialurónico y Ellansé o policaprolactona.

Mediante este tratamiento aseguramos un marcaje y redefinición del pómulo, todo ello, sin dolor y asegurando unos resultados naturales y sin excesos para no romper la armonía del rostro en su conjunto. Además, al tratarse de una técnica no invasiva, el paciente puede recuperar su vida cotidiana sin ningún inconveniente, pues la técnica tampoco deja rastro de pequeños hematomas.

La inoculación de material de relleno asegura resultados visibles en el pómulo durante 1-2 años

Una vez finalizada la aplicación de la técnica, los resultados en el pómulo -que son completamente reversibles- se prolongarán durante un periodo de tiempo de entre uno y dos años y, en casos no excepcionales, pueden llegar a ser visibles durante tres años.

Si te gustaría someterte a un tratamiento para marcaje y redefinición del pómulo, recuerda que en Clínica Benzaquén somos expertos en ello. Puedes contactar con nosotros a través de nuestro correo electrónico info@clinicabenzaquen.com o mediante el teléfono 952223107.

Por favor, comparte este artículo.

Seguramente a alguno de tus amigos le puede interesar, gracias.

WhatsApp chat