¿Notas tu piel cansada? ¿Han aparecido nuevas manchas? ¿Se han acentuado algunas arrugas o líneas de expresión? Tras el verano es normal que suframos algunos de estos signos pues, las largas jornadas de playa o piscina bajo el sol, y el no haber protegido suficientemente nuestra piel, han podido acentuar la aparición de algunos de estos problemas.

Por este motivo, la llegada del otoño es una buena época para devolver a nuestra piel su brillo y evitar problemas que, en un futuro, pueden desembocar en quebraderos de cabeza mayores. Aquí te dejamos una serie de ideas y consejos que, desde Clínicas Benzaquén, hemos elaborado para que recuperes una piel envidiable:

  • Limpieza adecuada

    La piel suele regenerarse de forma natural cada 28 días. En cambio, a medida que cumplimos años este proceso puede ralentizarse, por lo que es conveniente eliminar las células muertas y las impurezas de la piel mediante el uso de exfoliantes cada 15 o 20 días.

  • Hidratación y protección

    Después de la exposición solar durante todo el verano podemos percibir la piel más seca de lo normal. Por ello es necesario hidratarla y nutrirla con productos adecuados. También, y al igual que hemos hecho durante el verano, en otoño e invierno resulta necesario protegernos con crema solar, buscando siempre un producto adecuado para que no se produzca un exceso de grasa.

  • Alimentación y descanso

    Ambos factores son fundamentales, pues las horas que invertimos en descansar, así como los alimentos que ingerimos, también influyen en el aspecto de nuestra piel. Por ello, ahora es recomendable apostar por hábitos de vida más saludables durmiendo un mínimo de 8 horas diarias e incorporando a nuestra dieta productos como cítricos y frutos rojos (vitamina C), zanahorias (vitamina A), tomates (licopeno), aceite de oliva (vitamina E) o frutos secos.

  • Tratamientos de medicina estética

    Aún cumpliendo los anteriores puntos, en esta época del año también puede ser muy buena idea someternos a un tratamiento de medicina estética con el que evitar complicaciones futuras y lucir estupendamente. Por ejemplo, con la mesoterapia facial conseguiremos frenar la flacidez gracias a la inoculación de un cóctel magistral de vitaminas.

    También podemos eliminar la aparición de manchas mediante diferentes técnicas (según naturaleza de las mismas). Los léntigos solares, cuya aparición está relacionada directamente con la exposición solar, mejoran con técnicas de luz, láseres o con luz intensa pulsada. Para tratarlos, Clínicas Benzaquén disponen de una adaptación de la tecnología IPL, llamada AFT.

    Finalmente, otros tratamientos que también pueden ayudarnos a recuperar un aspecto más saludable son la microdermopunción, con la que impulsaremos la formación natural nuevo colágeno, o la carboxiterapia, con el que inocularemos en la piel de dióxido de carbono (CO2) en forma de gas.

Por favor, comparte este artículo.

Seguramente a alguno de tus amigos le puede interesar, gracias.