Isotretinoína y antibióticos

Medicina Estética

El tratamiento sistémico está indicado en los pacientes con acné moderado e intenso. Los medicamentos más usados son los antibióticos orales, la isotretinoína y los compuestos hormonales.

Antibióticos

Los antibióticos orales son la primera opción terapéutica en caso de acne moderado. Tienen actividad bacteriostática sobre el P.acnes, aunque también tienen un cierto efecto antiinflamatorio, al inhibir la quimiotaxis de los neutrófilos y reducir la cantidad de ácidos grasos libres. Los más utilizados son las tetraciclinas y sus derivados (doxiciclina y minociclina) y la eritromicina. La dosis habitual de doxiciclina es de 50 a 100 mg/día y la de de la minociclina es de 100 mg/día.

Es importante recordar que las tetraciclinas deben tomarse en ayunas, que son fototóxicas y que están contraindicados en mujeres embarazadas y en los niños porque pueden producir tinción irreversible del esmalte dental. La doxiciclina puede producir esofagitis, por lo que el paciente no debe acostarse hasta que no hayan transcurrido unas dos horas.

La minociclina, además de poder causar molestias gastrointestinales, puede producir sensación de mareo, pigmentación cutánea persistente, aunque no definitiva, sobre todo en pacientes de piel morena, y muy rara vez toxicodermias graves como síndrome de Stevens-Johnson.

La eritromicina y el resto de macrólidos se consideran de segunda elección y se recomiendan en caso de alergia, intolerancia a las tetraciclinas o falta de respuesta al tratamiento. El uso prolongado de cualquiera de estos antibióticos de amplio espectro favorece la aparición de vaginitis por cándida.

Antiandrógenos

Es el tratamiento de elección en aquellas mujeres con signos de hiperandrogenismo (hirsutismo, seborrea intensa, alteraciones menstruales, ovarios poliquísticos), aunque también pueden ofrecerse a aquellas pacientes con acné moderado que ya que toman anovulatorios como método anticonceptivo.

El objetivo principal de este tratamiento es bloquear la acción de los andrógenos en la glándula sebácea lo que comporta la disminución de la producción de sebo. El fármaco más utilizado para este fin es el acetato de ciproterona, que se asocia habitualmente a estrógenos. Existe comercializada la combinación de 2 mg de acetato de ciproterona y 0’035 mg de etinilestradiol (Diane 35). El efecto beneficioso sobre el acné comienza a apreciarse a partir de los 3-6 meses del inicio del tratamiento, que debe prolongarse al menos durante un año.

Isotretinoína

La isotretinoína o ácido 13-cis-retinoico es un derivado sintético de la vitamina A. Su fuerte potencia terapéutica radica en su capacidad de suprimir de una manera significativa la secreción de sebo, modificar la cornificación ductal y reducir la inflamación, tres de los mecanismos principales en la patogenia del acné. Además produce una atrofia transitoria de las glándulas sebáceas.

Puede producir múltiples efectos secundarios y su utilización a dosis terapéuticas, 0.5 – 1 mg/kg/día, produce siempre efectos indeseables, dosis dependientes, como queilitis, xerosis cutánea, aumento de las concentraciones plasmáticas de triglicéridos y de colesterol con disminución de las HDL, y en algunos casos alteración de las enzimas hepáticas. Sin embargo, el efecto secundario más importante es la elevada teratogenicidad, lo que obliga a asegurarse de que la paciente no esté embarazada al iniciar el tratamiento y recomendar un método anticonceptivo seguro si la mujer es sexualmente activa.

Es el tratamiento de elección del acné intenso, en especial la forma noduloquística, aunque también podemos indicarlo en casos seleccionados de acné pápulo-pustuloso moderfado-grave con tendencia a dejar cicatrices. Es el único tratamiento que puede eliminar el acné de forma definitiva en un 60-70% de los casos.

¿Quieres saber más?

Contactar